domingo, 16 de enero de 2011

HISTORIA DE LA FISIOTERAPIA


Introducción

Desde muchos siglos antes de cristo ya se utilizaban técnicas, que hoy en día consideramos terapéuticas, para combatir las dolencias de las personas, algunos de los ejemplos más significativos son:

  • Las aplicaciones con agua
  • En Egipcio son muchos los papiros que se han encontrado donde queda demostrado que inmovilizaban las articulaciones ante una luxación o ruptura.
  • El Cong Fou  data de 2700 a.C. y es el escrito más antiguo conocido acerca del ejercicio terapéutico.
  • El “Ayur-Veda”, es el predecesor del actual yoga.
Y aunque a muchos de estos tratamientos se les atribuía su eficacia gracias a elementos mágico, la verdad fue que con el paso del tiempo y el cambio de lo empírico a lo racional se demostró que estos tratamientos son eficaces sin ayuda de ninguna fuerza sobrenatural, llegando a convertirse en tratamientos imprescindibles para algunas planes terapéuticos.

La antigüedad clásica (ss. V a.C – II d.C.)

La situación geográfica y los triunfos militares hicieron que Gracia fuera el pueblo con mayor prestigio de la época.
Y es precisamente en esta civilización donde, desde una mentalidad racional, se empieza a usar el agua como material para múltiples técnicas terapéuticas. La hidroterapia fue considerada un método terapéutico de primer orden. Y  se sabe con seguridad que baños de vapor, compresas húmedas calientes, aplicaciones calientes de barro… ya fueron utilizados por los griegos. Tampoco hay que olvidarse remarcar que ya se advertía que tanto  el empleo inadecuado  como reiterado de estas técnicas podrían resultar perjudiciales para la salud.
Debido a la preocupación que tenían los griegos por su físico, se potencio de forma indirecta el ejercicio físico también como técnica terapéutica. Hérodico (480 a.C.)  es considerado el padre del ejercicio terapéutico, ya que fue el primero en escribir sobre el ejercicio como terapia. En el el "Corpus Hipocraticum" libro atribuido a los seguidores de Hérodico, se recogen diferentes medios físicos como: el masaje, el ejercicio físico, baños de contraste, posturas correctoras… junto a un profundo conocimiento de las relaciones entre los músculos y los movimientos. 

 
 La doctrina Griega, llegó a Roma, donde Galeno sostuvo el uso del ejercicio como terapia, pero con un uso moderado.
Los romanos también acogieron la hidroterapia entre sus técnicas terapéuticas, prueba de ellos es la gran cantidad de termas existentes en la ciudad.


Época medieval (ss. V – XV)

Los médicos de esta época entendían la enfermedad como una alteración en la dinámica de las cosas naturales del organismo por lo que la cura de la enfermedad consistía en atender el  principal síntoma. Los medios utilizados eran  farmacológicos, quirúrgicos y físicos.
Durante esta época apenas se aportan conocimientos terapéuticos, se podría llegar incluso a decir que su mayor aporte fue saber conservar las técnicas helenísticas.
Los tres grandes pueblos de esta época (Bizantino, Islam y el occidente europeo) tuvieron diferentes estilos de entender la medicina, y solamente la medicina árabe fue capaz de acoger entre sus costumbres las técnicas helenísticas.
En Europa hubo que esperar hasta finales del siglo XIII, para que comenzara una nueva etapa científica, que fue posible gracias al cambio de mentalidad del cristianismo.

Época moderna (ss. XVI – XVIII)

Los avances en el campo de la física experimental y aplicada, la gran difusión de la literatura médica gracias a la imprenta y el nacimiento de la anatomía moderna comenzado por Leonardo da Vinci, preparan el camino que va a seguir la fisioterapia desde el siglo XVI hasta nuestros día.
 En el siglo XVI, resurgieron y se potenciaron las técnicas de masaje e hidroterapia, abandonadas por las creencias cristianas.
En 1941, aparece por primera vez la palabra “ortopedia” para hacer referencia a las deformidades de los huesos en las edades tempranas de la vida.
Hacia 1740, se produjo un avance espectacular para la fisioterapia, entra en juego la electricidad. Luigi Galvani llega a poner en marcha la electrofisiología, logró demostrar la producción de corrientes eléctricas en el seno de los tejidos animales, principalmente en los músculos. No obstante, las bases de la electrofisiología moderna se establecieron en el siglo XIX con Emil Dubois-Reymond.
En 1780 se asientan los principios de los denominados  “ejercicios de la actividad diaria”. También durante el siglo XVIII se describió con amplios detalles la función muscular, comprendiendo el origen, inserción y forma de los músculos, la disposición mecánica de sus fibras, el problema biarticular, la contracción y relajación… y la importancia de movilización precoz después de una enfermedad o lesión. 



Medicina Contemporánea (S.XIX, hasta 1918)

El gran avance producido durante esta época viene ligado al cambio de mentalidad que supuso la Revolución Francesa y la declaración de los Derechos del Hombre.
Aparece la cinesiterapia, que consiste en una serie de ejercicios ideados para que sean practicados por todas las personas. La cinesiterapia tiene finalidad educativa, higiénica y curativa.
Estos ejercicios de pueden clasificar en: 
  1.               Activos
  2.               Pasivos
  3.               Duplicados o de resistencia: que pueden ser excéntricos o concéntricos.

La cinesiterapia experimento un gran progreso gracias a la mecanoterapia, la cual permitía que la rehabilitación mediante el uso de objetos como pesas, palancas…
La hidroterapia se fusiono con el empleo de plantas medicinales, Fitoterapia.
En esta época se postuló la teoría de la "inervación e inhibición recíproca de los músculos antagonistas", que se considera fundamental para comprender los acontecimientos cinéticos del cuerpo humano.



Medicina actual (S.XX, desde 1918)

Durante esta etapa se van a producir una serie de hechos que van hacer que la fisioterapia se concentra en cada una de las enfermedades relacionadas con huesos y músculos, y que harán de este una profesión reconocida. Al igual que una verdadera ciencia al incorporar un método de valoración
La Primera Guerra Mundial tuvo un papel fundamental en el avance de la fisioterapia, el hecho de tener que combatir enfermedades como el tétanos y la gangrena a la hora de una amputación, hicieron que la fisioterapia se trasladara por primera vez en la historia al ámbito hospitalario.
El nuevo sistema utilizado era un tratamiento continuo hasta la recuperación completa del enfermo.
Tras la guerra se insistió en la importancia de la relajación (especialmente porque se creía que este enfoque era preferible para el gran número de neurosis causadas por la guerra y sus secuelas).
Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, fue la hidrogimnasia  la que tuvo su apogeo, el tratamiento no resultaba excesivamente caro, ya que solo se necesitaba un tanque donde el paciente se pudiera mover, el tanque de Hubbard, presente hoy en día en todos los servicios de hidroterapia.
Tal vez fue en el campo de las lesiones relacionadas con la médula, como la hemiplejia y paraplejia,  donde se ha producido un mayor avance durante esta época, a finales del siglo XIX se desarrollan los conceptos de inervación e inhibición recíprocas, inducción sucesiva y el proceso de irradiación, diversos médicos contribuyeron a introducir los reflejos normales y patológicos en la terapia con ejercicios, pero el principal investigador fue Herman Kabat, quien en la década de 1950 dio a su método el nombre de Facilitación neuromuscular propioceptiva, basado en patrones de movimiento realizados en diagonal y en espiral, similares a los patrones funcionales de los movimientos normales.
Durante la segunda mitad de este siglo se han ido incorporando nuevos agentes físicos a la fisioterapia como  los ultrasonidos, el biofeedback, la electroterapia, la fototerapia, la magnetoterapia…
               
Conclusión

Los métodos de valoración, las técnicas específicas y los agentes físicos, tanto antiguos como modernos son utilizados actualmente de forma integrada en la actuación fisioterapéutica. Podemos definir las técnicas fisioterapéuticas como la elaboración del uso terapéutico de uno o varios medios físicos, siguiendo unos principios básicos y unos procedimientos establecidos por la misma técnica. Las técnicas más elaboradas incluyen también sistemas de valoración propios. Se configura así el tratamiento fisioterápico como: Un conjunto ordenado de medios físicos, cuya interacción persigue un objetivo  terapéutico determinado, establecido mediante la valoración.

Valoración personal

Este repaso sobre la historia de la fisioterapia me ha parecido muy interesante, porque gracias a esta ciencia  podemos darnos cuenta de que las técnicas terapéuticas ya existían desde tiempos inmemorables, y que gracias al avance conjunto de la ciencia y la forma de pensar de las grandes civilizaciones, han llegado a nuestros días mejoradas y ampliándose a más campos de las que para un principio fueron propuestas.
Y creo que al igual que en un pasado esta ciencia ha evolucionado hasta nuestros días, lo seguirá haciendo cada vez más, acompañada de los nuevos avances tecnológicos, y lo mejor de todo que podrá seguir tratando cada vez a más personas, para proporcionarlas un nivel de vida adecuado.
A pesar de tener una historia, los fisioterapeutas o futuros fisioterapeutas valoramos también el presente, ya que en el intentamos proporcionar todo lo que este en el alcance de nuestras manos, para que una persona que posea una enfermedad o lesión que afecte a su aparato motor, se mejore, y pueda disfrutar de su vida al igual que los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada